O "el nido del cuco", si te gusta más.

No son las 1000 mejores canciones de la historia, ni los 500 mejores poemas, ni los 100 mejores libros, ni tan siquiera las 10 mejores películas, ni los mejores sabores, olores o sensaciones. Son lo que se me ha pegado y sigue pegándose en la piel a lo largo de las décadas que he tenido la suerte de presenciar. Algo que a modo de Jukebox virtual, en el que pueda tener a mano la música, pinturas, fotográfias, etc. que se encuentran desparramadas a lo largo del camino.
Lo que silbo al caminar.
No es nostalgia y por supuesto que, cualquier tiempo pasado tan solo fue, anterior.
Escríbeme un comentario si en algo coincidimos.

domingo, 9 de mayo de 2010

Mi cena, mis amores.

Hace tiempo que no escribo nada de cocina así y, puesto que se me ha pasado la resaca y me salió una cena de cumpleaños bastante apañadita, lo cuento.

Por la mañana tras recolectar en el huerto de un amigo, las verduras (cortarlas escogiendo las más tiernas -alcachofas, cebollitas y demás verduras de temporada- que siguiendo sus indicaciones, fue un placer) y tras pasarme por el mercado Calatrava, poner Bach a todo volumen, me puse manos a la obra :

Concierto para tres violines, arco y continuo en do mayor BWV 1064
Johann Sebastian Bach








Primer Plato
Alcachofas con jamón

Ingredientes:

1 kg. de alcachofas
2 lonchas de jamón no muy finas
1 cebollita
2 dientes de ajo
1 zanahoria hermosa
Aceite
Sal
Vino blanco
Limón

Preparacion:

Limpiar las alcachofas de sus puntas, su tallo y sus hojas exteriores. Frotar sus corazones con medio limón y echarlos en agua hirviendo con sal y otro chorrito de limón. ·A los 10 minutos, escurrir. Poner en una cazuela de fondo amplio 4 cucharadas de aceite y rallarle encima la cebolla y la zanahoria añadiendo también el ajo muy picado. Cuando todo esto se sofría unos minutos incorporar el jamón cortado en dados, darle vueltas y echar las alcachofas, la sal, medio vaso de vino blanco y medio de agua. Cocer a fuego lento 15 minutos y servir caliente.


------

Segundo plato
Codornices


Ingredientes (4 personas):

8 codornices
1 rama de apio
1 cebolla
2 zanahorias
4 dientes de ajo
1 cucharón de aceite de oliva
1 vasito de vinagre
10 granos de pimenta negra


1 cucharada de tomillo
Sal
Pimienta
1/2 l. de caldo de pollo
Para el caldo : 1 cebolla, 3 zanahorias, 2 puerros, 3 dientes de ajos, ¼ de repollo o apio, 1 tomate, 1 buen pedazo de morcillo de ternera, ¼ de pollo, un hueso de la rodilla de ternera, un hueso de espinazo de cerdo, hueso de jamón…

Preparación:


Se prepara el caldo, con los ingredientes arriba mencionados. Se cuela y se reserva 1/2 l. para hacer este plato.

Se cortan las cebollas en juliana.Se reserva.

Los ajos se dejan con la piel.

Se limpian las zanahorias y el apio y se corta también en juliana. Se reservan.

Se cogen las codornices, se limpian bien por dentro y por fuera, se chamuscan si fuera necesario. Luego se salpimentan y se fríen en una sartén con aceite de oliva. Se reservan en una cazuela.

En la misma sartén de freír las codornices, se sofríen las cebollas, los ajos enteros, las zanahorias y el apio, hasta que estén pochaditas.

Se añaden las hierbas y la pimienta en grano.

Se mete todo en la cazuela de las codornices, junto con el caldo. Se deja cocer durante 20 minutos.

Después se añade el vinagre y se deja cocer todo junto, hasta que esté bien tierno.

----


Postre
Sorbete de limón y cava

Ingredientes (4 personas):

Una botella de cava o vino espumoso blanco, bien frío, 6 limones, 250 gr. azúcar, 150 cc. agua.

Elaboración:

Exprime los limones, cuela el zumo y reserva la cáscara de dos de ellos, lavada.

Prepara un almíbar ligero calentando en un cazo el agua con el azúcar. Cuando rompa el hervor, deja cocer un minuto, añade la cáscara de dos limones y deja enfriar.

Mezcla aparte el zumo de limón, colado, con el cava, bien frío. Añade el almíbar frío y colado, remueve ligeramente y vierte en bandejas metálicas. Congela una hora, o hasta que los bordes estén cristalizados. Rompe con un tenedor, removiendo. Vuelve a congelar una hora, batiendo de nuevo.

Deja ahora congelar por completo. A la hora de servir bate con varillas para que quede ligero y semilíquido. Se sirve al momento en copas.

----

Los vinos, blanco italiano; tintos navarros y castellanos.

Si no fueron mentiras piadosas y, ya que en la cocina no hago gala de falsa modestia, debo suponer que les gustó.

Tras dar las 12, me dieron los regalos.

Libros, música, etc...
Mi hija pequeña me regaló el grabado de la Plaza Navona que compró en Roma (reimpresión moderna, pero a una estudiante no se le puede pedir más).
Mi otra hija, la mayor, como filóloga de hispánicas, la Nueva gramática de la lengua española de la RAE.
Un amigo, que lo es desde la infancia, me emocionó regalándome: un libro de poesía romántica alemana junto a una botella de vino blanco del Rin, otra de Chianti de la Toscana y, claro, un ejemplar de "La Vita Nuova" de Dante, un ribera del Duero acompañando a un ejemplar del "Libro del buen amor" así como una botella de vino extremeño ribera del Guadiana y una edición en facsímil del "Lazarillo de Tormes" encontrado en la llamada Bilioteca de Barcarrota, Su esposa una grabación del clave bien temperado de Johann Sebastian Bach, interpretada por Glenn Gould (tengo amigos que no los merezco).


Y "La que Ilumina" (tan maravillosa siempre) me sorprendió con un sobre conteniendo dos billetes y la reserva de hotel en ¡Sicilia! para el próximo día 24.

Los amo.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Es de afortunados quien en estos tiempos, puede recoger su propio alimento, es de afortunados tener un pequeño huerto. Suena como irreal a todos lo que vivimos lejos del mundo rural. Los alimentos los recolectamos en las verdulerías, algunos creo que nacen ya envasados y con código de barras, son una variante de transgénicos que deben pagarse con tarjeta o dinero caliente recién sacado del cajero automático.
Para preparar alcachofas, primero hay que ejercer de escultor: limpiarlas es un ejercicio de dominio de los volúmenes, primero ver la consistencia y arrancar las hojas, pelar el tallo de base, hasta dejarlo cónico, después un tajo y eliminar las hojas duras de la punta. Si hay suerte en algunos ejemplares observamos los círculos concéntricos de amarillo y algún tono morado. La partimos en dos mitades y viene lo mas extraordinario: con la punta del cuchillo extraemos la pelusilla en forma de media luna. Pues ya esta acabada, ahora me acuerdo que tengo una lata de corazones de alcachofas, que me dice ábreme que me caduco, voy la abro y hago los mismo con una de anchoas y ambas terminan en una ensalada.
Todo lo anterior para rellenar el comentario, lo que realmente quiero decir, es feliz cumpleaños -de un lector agradecido-.

Max Lucero dijo...

Y lo primordial: no tener prisas. Lo que hagas hazlo sin prisas, a conciencia aunque solo sea preparar una alcachofa.

Si, tengo suerte pero es gracias a tener ciertas prioridades y un sistema de valores que me niego a que me impongan.

No quiero yates, ni coches de diez mil caballos, ni "Miros" en el WC.

La sonrisa de mi hija vale mucho más y no te quiero decir el placer de recoger verduras con mi amigo Benito...

Gracias.

Max.

.