O "el nido del cuco", si te gusta más.

No son las 1000 mejores canciones de la historia, ni los 500 mejores poemas, ni los 100 mejores libros, ni tan siquiera las 10 mejores películas, ni los mejores sabores, olores o sensaciones. Son lo que se me ha pegado y sigue pegándose en la piel a lo largo de las décadas que he tenido la suerte de presenciar. Algo que a modo de Jukebox virtual, en el que pueda tener a mano la música, pinturas, fotográfias, etc. que se encuentran desparramadas a lo largo del camino.
Lo que silbo al caminar.
No es nostalgia y por supuesto que, cualquier tiempo pasado tan solo fue, anterior.
Escríbeme un comentario si en algo coincidimos.

jueves, 13 de mayo de 2010

Esa calle sin salida

Raglan Road
Van Morrison







Cuando el poeta Patrick Kavanagh compuso este poema, caminaba por una calle tranquila, recordando una historia de amor con una muchacha local. Sabía que corría el riesgo de salir con el corazón roto, pero aún así no pudo resistirse.


En Raglan Road, en un día de otoño
la vi por primera vez y supe
que su pelo oscuro tejería una trampa
que un día habría de lamentar.
Percibí el peligro y aun así
recorrí el camino encantado.
Y me dije: que el pesar sea
como una hoja caída al amanecer…

En Grafton Street durante noviembre
viajábamos ligeros a lo largo del muro
de un barranco profundo
en el que aún puede leerse la súplica de pasión
La Reina de Corazones urdiendo sus embrollos
y yo sin saber cómo deshacerlos
Oh!, he amado tanto, pero tanto.
Y por esto y aquello la felicidad se desperdicia.

Le entregué dones de la mente
Le enseñé el signo secreto que sólo saben
los artistas que han conocido
a los verdaderos dioses del sonido y de la piedra
Y palabra y tinta sin límite
Y poemas para que dijera con su único nombre allí
Y su única cabellera oscura
Como nubes sobre los campos de Mayo.

Desde una tranquila calle donde los viejos fantasmas se encuentran
La veo caminando apresurada ahora lejos de mí
Mi razón debe comprender que he amado como no debía
a una criatura de "polvo".
Cuando el ángel se enamora de la tierra
perderá sus alas al amanecer.








Ayer caminando.

Fue imposible el resistirme y no girar a la izquierda.

Salí indemne.