O "el nido del cuco", si te gusta más.

No son las 1000 mejores canciones de la historia, ni los 500 mejores poemas, ni los 100 mejores libros, ni tan siquiera las 10 mejores películas, ni los mejores sabores, olores o sensaciones. Son lo que se me ha pegado y sigue pegándose en la piel a lo largo de las décadas que he tenido la suerte de presenciar. Algo que a modo de Jukebox virtual, en el que pueda tener a mano la música, pinturas, fotográfias, etc. que se encuentran desparramadas a lo largo del camino.
Lo que silbo al caminar.
No es nostalgia y por supuesto que, cualquier tiempo pasado tan solo fue, anterior.
Escríbeme un comentario si en algo coincidimos.

domingo, 6 de diciembre de 2009

La carga

Mi corazón no puede con la carga
Miguel Hernández

Mi corazón no puede con la carga
de su amorosa y lóbrega tormenta
y hasta mi lengua eleva la sangrienta
especie clamorosa que lo embarga.


Ya es corazón mi lengua lenta y larga,
mi corazón ya es lengua larga y lenta…
¿Quieres contar sus penas? Anda y cuenta
los dulces granos de la arena amarga.

Mi corazón no puede más de triste:
con el flotante espectro de un ahogado
vuela en la sangre y se hunde sin apoyo.

Y ayer, dentro del tuyo, me escribiste
que de nostalgia tienes inclinado
medio cuerpo hacia mí, medio hacia el hoyo.



The Weight
The Band



El Peso

Me arrastré a Nazaret, me sentía medio muerto.
Necesitaba un lugar donde apoyar mi cabeza.
"Oiga, señor, ¿me podría decir donde puede un hombre encontrar una cama?"
Él tan sólo sonrió, y me dió la mano. "¡No!", fué todo lo que dijo.

Libérate de tu carga, Fanny.
Libérate.
Libérate de tu carga, Fanny,
y ponla sobre mí.

Cogí mi bolsa, y fuí a buscar un lugar donde esconderme,
cuando ví a Carmen y al diablo caminando a su lado.
Dije: "Oye, Carmen, ven. Vayamos al centro."
Ella dijo: "Iría, pero mi amigo vendrá con nosotros".

Baja, señorita Moisés, no hay nada que puedas decir.
Tan sólo es el vijo Luke, y está esperando el día del juicio final.
"Bueno, Lucas, amigo mío, ¿que pasa con la joven Anna-Lee?"
Me dijo: "hazme un favor hijo, ¿te quedarás aquí y cuidarás de Anna-Lee?"

El loco Chester me siguió, y me alcanzó en la niebla.
Dijo: "yo llevaré tu portaequipajes, si te ocupas de mi perro".
Dije: "Espera un momento Chester, sabes que soy un tipo pacífico".
Dijo: "Está bien chico, ¿no le darás de comer cuando puedas?".

Tomo el camino que me llevará hacia la línea.
Mi bolsa pesa mucho, y realmente creo que es la hora,
de volver con Fanny. Sabes que es la única para que
me envió aquí para daros recuerdos de ella a todos.