O "el nido del cuco", si te gusta más.

No son las 1000 mejores canciones de la historia, ni los 500 mejores poemas, ni los 100 mejores libros, ni tan siquiera las 10 mejores películas, ni los mejores sabores, olores o sensaciones. Son lo que se me ha pegado y sigue pegándose en la piel a lo largo de las décadas que he tenido la suerte de presenciar. Algo que a modo de Jukebox virtual, en el que pueda tener a mano la música, pinturas, fotográfias, etc. que se encuentran desparramadas a lo largo del camino.
Lo que silbo al caminar.
No es nostalgia y por supuesto que, cualquier tiempo pasado tan solo fue, anterior.
Escríbeme un comentario si en algo coincidimos.

lunes, 21 de septiembre de 2009

Cueva de Salamanca


Danza Ritual del Fuego
Manuel de Falla



Al final el viaje lo hice al revés de como lo había planeado, primero a Salamanca. El jueves pasado, antes de salir para Madrid, visité La cueva de Salamanca, dudo que Heracles o la mismísima demonesa Mariálvara, con su cuerpo de mujer y patas de cabra, bajaran sus escaleras pero se non è vero, è ben trovato (pica aquí si quieres leer algo más sobre ella), para después dirigirnos a un restaurante wok de decoración minimalista pero agradable (Las razones por las cuales a mi hija le parece tan interesante las cocinas exóticas es una pregunta a la que no tengo respuesta, dudo que ella la tenga). No estuvo mal, tal vez un poco demasiado el exceso en el uso de los vegetales, pero mejor de lo que mis presagios auguraban.