O "el nido del cuco", si te gusta más.

No son las 1000 mejores canciones de la historia, ni los 500 mejores poemas, ni los 100 mejores libros, ni tan siquiera las 10 mejores películas, ni los mejores sabores, olores o sensaciones. Son lo que se me ha pegado y sigue pegándose en la piel a lo largo de las décadas que he tenido la suerte de presenciar. Algo que a modo de Jukebox virtual, en el que pueda tener a mano la música, pinturas, fotográfias, etc. que se encuentran desparramadas a lo largo del camino.
Lo que silbo al caminar.
No es nostalgia y por supuesto que, cualquier tiempo pasado tan solo fue, anterior.
Escríbeme un comentario si en algo coincidimos.

lunes, 21 de septiembre de 2009

El Rastro

La noche del sábado en Madrid fue toda una experiencia. Desconociéndolo me hallé con una extrardinaria sorpresa: se celebraba "La Noche en Blanco" y fue una suerte, la ciudad era una fiesta. Resulta extraño y a la vez estimulante tal cantidad música, teatro, museos abiertos, exposiciones, etc; todo en la calle y de madrugada.

El domingo, como siempre que voy por Madrid y si es posible, me doy una vuelta por El Rastro. Aunque se que ya no es fácil encontrar "joya" alguna pero, esta vez, también he tenido algo de suerte, tres Cds. de Giuseppe Di Stefano. No está mal. Aunque es una recopilación perteneciente a alguna de esas colecciones que editan las discográficas con sus fondos y con no muy buen sonido, pero ¿que más se puede pedir por 4€ y 15 minutos de reconfortante regateo?

Una, dos y tres
Patxi Andión



Nessun dorma
Turandot - Giacomo Puccini
Giuseppe Di Stefano



¡Nadie duerma! ¡Nadie duerma!
tú tampoco, oh princesa,
en tu fría habitación
mira las estrellas
que tiemblan de amor
y de esperanza.

¡El misterio está dentro de mí,
mi nombre nadie sabrá!
¡No, no, junto a tu boca lo diré
cuando brille la luz!

Y mi beso derritirá el silencio
que te hará mía.

¡Disipate, oh noche!
¡Tramontad, estrellas!
¡Tramontad, estrellas!
¡Al alba venceré,
¡Venceré, venceré!
¡Venceré!


Después, la parte más agradable, un vermouth con habas fritas en una taberna de la Cava Baja en los alrededores del Arco de Cuchilleros y esta vez he tenido suerte de nuevo, pues mientras lo tomaba, me ha sorprendido un torrente de música procedente de la calle. Unos 10 o 12 miembros de no se que orquesta rumana, a la que su manager a timado y los ha quedado en la calle y sin dinero (eso decían en un folio escrito a mano y con rotulador rojo) tocaban a modo de músicos callejeros, solo que esta vez era el torrente de notas del viejo monje pelirrojo lo que sonaba y por la fluidez con la que caían las monedas en la funda de una viola observo que sus violines siguen teniendo el favor de las gentes. He dejado caer en la funda un billete de 5€, y una sonrisa de agradecimiento a una violinista de los que habían ejecutado el solo. A continuación un paseo hasta la plaza de Neptuno y caminata por el Paseo del Prado para abrir el apetito. Total 12€. ¿Alguien da más por menos? Luego dicen que Madrid es caro.

Concerto Op. 3 No. 8 'Con due Violini obligati', RV 522 -Allegro-
Antonio Vivaldi