O "el nido del cuco", si te gusta más.

No son las 1000 mejores canciones de la historia, ni los 500 mejores poemas, ni los 100 mejores libros, ni tan siquiera las 10 mejores películas, ni los mejores sabores, olores o sensaciones. Son lo que se me ha pegado y sigue pegándose en la piel a lo largo de las décadas que he tenido la suerte de presenciar. Algo que a modo de Jukebox virtual, en el que pueda tener a mano la música, pinturas, fotográfias, etc. que se encuentran desparramadas a lo largo del camino.
Lo que silbo al caminar.
No es nostalgia y por supuesto que, cualquier tiempo pasado tan solo fue, anterior.
Escríbeme un comentario si en algo coincidimos.

miércoles, 15 de diciembre de 2010

Miedo


Ayer escuché las recomendaciones de los "Masters of the Universe" para salvar de la hecatombe económica a eso que llaman "los mercados". La voracidad de los "fenicios" no se sacia nunca.
Después un reportaje sobre desahucios a familias en paro por los bancos aplicando una "Ley Hipotecaria Española", injusta y moralmente ilegal, hecha a su  medida.
Y de guinda del pastel, abriendo los noticiarios, la persecución a un periodista que por hacer hace su trabajo y publicar con pruebas los que todo el mundo sabía lo encarcelan y es perseguido al más puro estilo hitleriano por las "democracias" guardianas y veladoras de "la libertad de expresión". 

Cuando los nazis vinieron a llevarse a los comunistas,
guardé silencio,
porque yo no era comunista,


Cuando encarcelaron a los socialdemócratas,
guardé silencio,
porque yo no era socialdemócrata,


Cuando vinieron a buscar a los sindicalistas,
no protesté,
porque yo no era sindicalista,


Cuando vinieron a llevarse a los judíos,
no protesté,
porque yo no era judío,


Cuando vinieron a buscarme,
no había nadie más que pudiera protestar.

Martin Niemöller


My favorite things
Nah Youn Sun
Versión de "My favorite things" que un día cantara Julie Andrews en "Sonrisas y lagrimas" en la escena que los niños tienen miedo a los truenos y se refugian en el cuarto de María y ésta les canta esta canción para ahuyentar sus miedos. La cantante de jazz Youn Sun Nah acompañada solo con una "marimba" -creo que se llama- hace una versión genial.


Mis cosas favoritas


Las gotas de lluvia en rosas y bigotes de los gatitos
Brillantes ollas de cobre y mitones de lana
paquetes de papel marrón atado con cuerdas
Estas son algunas de mis cosas favoritas

Ponis de color crema y streudels crujiente de manzana
Timbres y campanas de trineo y schnitzel con fideos
Gansos salvajes que vuelan con la luna en sus alas
Estas son algunas de mis cosas favoritas

Las niñas con vestidos blancos con cintas de raso azul
Los copos de nieve que se quedan en la nariz y las pestañas
Los inviernos blancos plateados que se derriten en la primavera
Estas son algunas de mis cosas favoritas

Cuando el perro muerde
Cuando las abejas pican
Cuando me siento triste
Yo simplemente recuerdo mis cosas favoritas
Y entonces no me siento tan mal



3 comentarios:

rrngalaecia dijo...

"¿Qué es más noble para el alma, sufrir los golpes y las flechas de la injusta fortuna o tomar las armas contra un mar de adversidades y oponiéndose a ella, encontrar el fin? Morir, dormir… nada más; y con un sueño poder decir que acabamos con el sufrimiento del corazón y los mil golpes que por naturaleza son herencia de la carne… Es un final piadosamente deseable. Morir, dormir, dormir… quizá soñar. Ahí está la dificultad. Ya que en ese sueño de muerte, los sueños que pueden venir cuando nos hayamos despojado de la confusión de esta vida mortal, nos hace frenar el impulso. Ahí está el respeto que hace de tan larga vida una calamidad. Pues quién soportaría los latigazos y los insultos del tiempo, la injusticia del opresor, el desprecio del orgulloso(...) la tardanza de la ley, la insolencia del poder, y los insultos que el mérito paciente recibe del indigno cuando él mismo podría desquitarse de ellos con un puñal. Quejarse y sudar bajo una vida cansada, por el temor a algo después de la muerte – El país sin descubrir de cuya frontera ningún viajero vuelve- aturde la voluntad y nos hace soportar los males que sentimos en vez de volar a otros que desconocemos.
...
"¡Qué fatigosas, rancias e inútiles me parecen las cosas de este mundo!"
Hamlet.William Shakespeare.

Adoro el blog.Buscaba "Lascia la spina..." después de haberlo escuchado en el cd de Cecilia Bartoli que me he comprado en os Armazens Chiado este fin de semana.Estuve un buen tiempo allí rebuscando a ver si encontraba "Lascia ch´io pianga..."
y al llegar a casa, la espina y la rosa me dejaron ver el camino en el que se silba.Y de nuevo sin buscar encontré mi Florencia de este verano y mi amada Lisboa de siempre y os fingimentos de dor de Pessoa que estudié en la facultad, la soledad que pintó Hopper y Roma y Subiela trayéndome de nuevo el lado oscuro del corazón y el amor roto de diez años atrás que me trajoa tu mismo lugar de Iberia.
Mi pensamiento, mi sensibilidad y la belleza que busco están en esa lista.
Te seguiré y verás que en algo coincidmos.
Un beso Max.Gracias por "el cráneo privilegiado".

Max Lucero dijo...

Me sorprendo el coincidir en tanto, cosa difícil a veces, pero harto fácil en el caso de Florencia y Lisboa...

Muchas gracias por tu amabilidad.

Max.


.

Rafalín de los Bosques dijo...

Després de lo que magacelia dijo, ¿Qué mas decir?
Sino un bello y viejo adgio de no se quien:
Camino, y mientras camino, silbo al andar.
Buscando viejos utensilios,
entresijos de mi soledad.
Agur y bona noite!