O "el nido del cuco", si te gusta más.

No son las 1000 mejores canciones de la historia, ni los 500 mejores poemas, ni los 100 mejores libros, ni tan siquiera las 10 mejores películas, ni los mejores sabores, olores o sensaciones. Son lo que se me ha pegado y sigue pegándose en la piel a lo largo de las décadas que he tenido la suerte de presenciar. Algo que a modo de Jukebox virtual, en el que pueda tener a mano la música, pinturas, fotográfias, etc. que se encuentran desparramadas a lo largo del camino.
Lo que silbo al caminar.
No es nostalgia y por supuesto que, cualquier tiempo pasado tan solo fue, anterior.
Escríbeme un comentario si en algo coincidimos.

jueves, 23 de diciembre de 2010

Navidad



Plaza de España, Mérida


La zambomba está rota
(Villancico extremeño)
Coro del conservatorio superior de música, Extremadura



Que la Navidad es un sentimiento dañino es un hecho. Fomenta falsa bondad, contagia emociones pasajeras tales como el arrepentimiento y la generosidad, induce al intercambio de parejas, prescribe el uso de matasuegras, aturde las conciencias con el sonsonete cruel de los villancicos, promueve el abandono de mascotas a las puertas de los supermercados... Por si fuera poco, estos días nuestras arterias se anegan de champán y las plazuelas se mancillan con pastores, renos y otros seres más o menos mitológicos, por no hablar de las fantasmagóricas guirnaldas que deslucen la soledad del hombre y lo mueven a salir de casa cuando más frío hace.

No: la Navidad no puede ser buena, si no ya se sabría. 

Días reunificación familiar. Nos vamos a cumplir con el rito. ¡Que Dios nos coja confesados! 


A Christmas song
Jethro Tull


Una Canción de Navidad

Una vez en la Real Ciudad de David
había un modesto pesebre,
donde una madre recostó a su bebé.
Deberías recordar las cosas
que Él diría luego.


Cuando sufran en sus fiestas navideñas,
te reirás cuando te diga
que corras y saltes.
No captas la idea.
Estoy seguro que no necesita preparación;
el espíritu de la Navidad
no está en lo que bebas.


Así que cómo puedes reirte
cuando nuestra madre está hambrienta
y ¿cómo puedes sonreír cuando
las razones para hacerlo son las equivocadas?
Y si malogré tus
placeres alocados,
recuérdalo si lo desea:
esta es sólo una canción de Navidad.


-Oye Santa: pásanos la botella, ¿no?



4 comentarios:

Javier dijo...

No hay mal que por bien no venga.

Feliz Navidad, que es como decir: que la operación vaya bien.

Un cordial saludo navideño junto con mis mejores deseos.

Max Lucero dijo...

Se ha hecho lo que se ha podido, amigo.

Un saludo.

Rafalín de los Bosques dijo...

Esa es mi plaza de España!!!

Max Lucero dijo...

Nuestra, amigo Robin Hood, nuestra.

Max.