O "el nido del cuco", si te gusta más.

No son las 1000 mejores canciones de la historia, ni los 500 mejores poemas, ni los 100 mejores libros, ni tan siquiera las 10 mejores películas, ni los mejores sabores, olores o sensaciones. Son lo que se me ha pegado y sigue pegándose en la piel a lo largo de las décadas que he tenido la suerte de presenciar. Algo que a modo de Jukebox virtual, en el que pueda tener a mano la música, pinturas, fotográfias, etc. que se encuentran desparramadas a lo largo del camino.
Lo que silbo al caminar.
No es nostalgia y por supuesto que, cualquier tiempo pasado tan solo fue, anterior.
Escríbeme un comentario si en algo coincidimos.

miércoles, 17 de febrero de 2010

El espejo




Ο καθρέφτης
El espejo
Φοίβος Δεληβοριάς / Fívos Delivoriás

Tengo siempre ante mí un espejo
que me impide ver lo que hay tras él,
jamás he visto tan gran embustero,
y lo peor es que es como yo.

Me muestra muy bueno, mientras que yo no lo soy,
me muestra malo, mientras que yo tampoco lo soy.
Cuantos me dicen "amigo, quédate tal cual eres"
son aquellos que se tragaron el espejismo.

Un espejo siempre tengo delante,
sobre él se cae y se parte mi corazón (bis),
Un espejo siempre tengo delante.

Refleja eso que las mujeres quieren
y así las convence de que soy su otra mitad,
ante él se desnudan, le dicen dulces palabras,
detrás del cristal yo observo completamente solitario.

Incluso juega con mis modelos,
las voces divinas que me hablaban de niño,
las trae delante de mí y a mi medida,
las voy a alcanzar y choco contra el cristal.

Un espejo siempre tengo delante,
sobre él se cae y se parte mi corazón (bis),
Un espejo siempre tengo delante.

Ya sé que todos creen en espejos,
en pantallas, en fotocopias y proyectores,
incluso han sacado juegos en que los jugadores
viven en una pecera y todos nosotros los vemos.

Mas yo voy a hacer mi espejo añicos,
sé que lo que esconde tras de sí eres tú,
tú, que estás buscando en tus negros ojos
reflejarme sólo a mí en la vida.