O "el nido del cuco", si te gusta más.

No son las 1000 mejores canciones de la historia, ni los 500 mejores poemas, ni los 100 mejores libros, ni tan siquiera las 10 mejores películas, ni los mejores sabores, olores o sensaciones. Son lo que se me ha pegado y sigue pegándose en la piel a lo largo de las décadas que he tenido la suerte de presenciar. Algo que a modo de Jukebox virtual, en el que pueda tener a mano la música, pinturas, fotográfias, etc. que se encuentran desparramadas a lo largo del camino.
Lo que silbo al caminar.
No es nostalgia y por supuesto que, cualquier tiempo pasado tan solo fue, anterior.
Escríbeme un comentario si en algo coincidimos.

jueves, 29 de octubre de 2009

Dead Flowers


Aubrey Beardsley - The toilet of Helen



Flores Muertas (*)

Bien, cuando estés ahí sentada
En tu silla tapizada de seda
Hablando con algunos ricos que conoces
Bien, espero que no me veas
Con mi andrajosa compañía
Sabes que nunca pude estar solo.


Bájame, pequeña Susie, bájame
Sé que te crees la reina del underground
Y puedes enviarme flores muertas cada mañana
Enviarme flores muertas por correo
Enviarme flores muertas a mi boda
Y yo no olvidaré poner rosas en tu tumba.

Bien, cuando estés sentada cómodamente
En tu Cadillac color rosa
Haciendo apuestas para el Kentucky Derby Day
Yo estaré en la habitación de mi sótano
Con una aguja y una cuchara
Y otra chica puede hacer desaparecer mi dolor.

Bájame, pequeña Susie, bájame
Sé que te crees la reina del underground
Y puedes enviarme flores muertas cada mañana
Enviarme flores muertas por correo
Enviarme flores muertas a mi boda
Y yo no olvidaré poner rosas en tu tumba.

Bájame, pequeña Susie, bájame
Sé que te crees la reina del underground
Y puedes enviarme flores muertas cada mañana
Enviarme flores muertas por correo americano
Enviarme flores muertas a mi boda
Y yo no olvidaré poner rosas en tu tumba
No, no olvidaré poner rosas en tu tumba.

(*) Flores marchitas


Despedida
Jorge Luis Borges

Entre mi amor y yo han de levantarse
trescientas noches como trescientas paredes
y el mar será una magia entre nosotros.

No habrá sino recuerdos.
Oh tardes merecidas por la pena,
noches esperanzadas de mirarte,
campos de mi camino, firmamento
que estoy viendo y perdiendo...
Definitiva como un mármol
entristecerá tu ausencia otras tardes.