O "el nido del cuco", si te gusta más.

No son las 1000 mejores canciones de la historia, ni los 500 mejores poemas, ni los 100 mejores libros, ni tan siquiera las 10 mejores películas, ni los mejores sabores, olores o sensaciones. Son lo que se me ha pegado y sigue pegándose en la piel a lo largo de las décadas que he tenido la suerte de presenciar. Algo que a modo de Jukebox virtual, en el que pueda tener a mano la música, pinturas, fotográfias, etc. que se encuentran desparramadas a lo largo del camino.
Lo que silbo al caminar.
No es nostalgia y por supuesto que, cualquier tiempo pasado tan solo fue, anterior.
Escríbeme un comentario si en algo coincidimos.

sábado, 7 de noviembre de 2009

Tarde otoñal


Balada de Otoño
J.M. Serrat


Soneto de otoño
Charles Baudelaire

Me dicen tus ojos, claros como el cristal:
"Para ti, extraño amante, ¿cuál es mi mérito?"
-¡Sé encantadora y calla! Mi corazón, al que todo le irrita,
a excepción del candor del antiguo animal,

no quiere mostrarte su secreto infernal,
arrulladora cuya mano me invita a largos sueños,
ni su negra leyenda escrita con llamas.
¡Odio la pasión y el ingenio me lastima!

¡ser maldito a quien, desde el profundo abismo
hasta lo más alto del cielo, nada, excepto yo, responde!
-¡Oh, tú, que como una sombra de rastro efímero,

pisas con pie ligero y mirada serena
a los estúpidos mortales que te han juzgado amarga,
estatua de ojos de azabache, gran ángel de broncínea frente!




Chanson d’Automne
Paul Verlaine


Les sanglots longs
Des violons
De l'automne
Blessent mon coeur
D'une langueur
Monotone.

Tout suffocant
Et blême, quand
Sonne l'heure,
Je me souviens
Des jours anciens
Et je pleure

Et je m'en vais
Au vent mauvais
Qui m'emporte
Deçà, delà,
Pareil à la
Feuille morte.


Canción de Otoño

Los largos sollozos
De los violines
Del otoño
Hieren mi corazón
Con monótona
Languidez

Todo sofocante
Y pálido, cuando
Suena la hora,
Yo me acuerdo
De los días de antes
Y lloro

Y me voy
Con el viento malvado
Que me lleva
De acá para allá,
Igual que a la
Hoja muerta.




Guissepe Arcimboldo - El Otoño


Bien, dejemos la melancolia y prepararé algo más prosaico para la tarde de sábado otoñal que se nos avecina -según dicen los que saben, lluvioso y ventoso- y a falta de algo mejor, hago planes:


Boquerones en vinagre

Ingredientes:


1 kg de boquerones
3 dientes de ajo
Perejil
Vinagre
Aceite de oliva
Sal
Música de fondo:


Concierto para Oboe y Violín en Do Menor BWV 1060 - Allegro
J.S. Bach




Preparación:

Se limpian los boquerones. Para ello los abrimos y les quitamos la espina dorsal, la cabeza y las tripas. Los sumergimos en agua y los lavamos bien. Es bueno dejarlos durante un buen rato metidos en agua para que suelten toda la sangre. Los escurrimos de agua y los sumergimos durante 10 horas en vinagre. Si es de Jerez mejor, aunque sea más caro. Si no, es suficiente con un buen vinagre de vino.

Pasado ese tiempo se sacan y se colocan en una fuente. Unos al lado de los otros. Es importante una buena presentación.

A continuación se le añade la sal, el ajo y el perejil, todo bien picadito. Alguna gente le añade un poco de zumo de limón. Lo dejamos a su criterio. Lo que sí es imprescindible es cubrir todos los boquerones con un buen aceite de oliva virgen extra.
Se pueden acompañar con olivas verdes.

Concierto para Oboe y Violín en Do Menor BWV 1060 - AdagioJ.S. Bach


Un vino blanco Torre Julia (D.O. Ribera el Guadiana), una bolsa de anacardos, otra de pistachos, mi sillón y buena leña de encina apilada junto a la chimenea.

Si a ustedes les apetece. Están invitados.



(Ya sabéis picar dos veces. La primera ventana que salta, cerradla, es publicidad)