O "el nido del cuco", si te gusta más.

No son las 1000 mejores canciones de la historia, ni los 500 mejores poemas, ni los 100 mejores libros, ni tan siquiera las 10 mejores películas, ni los mejores sabores, olores o sensaciones. Son lo que se me ha pegado y sigue pegándose en la piel a lo largo de las décadas que he tenido la suerte de presenciar. Algo que a modo de Jukebox virtual, en el que pueda tener a mano la música, pinturas, fotográfias, etc. que se encuentran desparramadas a lo largo del camino.
Lo que silbo al caminar.
No es nostalgia y por supuesto que, cualquier tiempo pasado tan solo fue, anterior.
Escríbeme un comentario si en algo coincidimos.

sábado, 21 de noviembre de 2009

Milagro cotidiano


¿R
ecuerdas aquel cuello, haces memoria
del privilegio aquel, de aquel aquello
que era, almenadamente blanco y bello,
una almena de nata giratoria?

Recuerdo y no recuerdo aquella historia
de marfil expirado en un cabello,
donde aprendió a ceñir el cisne cuello
y a vocear la nieve transitoria.

Recuerdo y no recuerdo aquel cogollo
de estrangulable hielo femenino
como una lacteada y breve vía.

Y recuerdo aquel beso sin apoyo
que quedó entre mi boca y el camino
de aquel cuello, aquel beso y aquel día.

Miguel Hernández




Doy fe: Que en Mérida,
calle Marquesa de Pinares,
junto a los Milagros.
Todos los días
al caer la tarde
se obraba el prodigio.
La que ilumina,
cual Danae rediviva
conjuraba la lluvia,
e inundando
la deprimente estancia,
vestía de oro
lo cotidiano,
el aire
y el ocaso.

Render 3D Octubre-2009


Captain Fantastic and the Brown Dirt Cowboy
Elton John



El Capitán Fantástico y El Vaquero Mugriento

El fantástico capitán educado estrictamente apenas un héroe
Solo alguien como su madre debería saberlo
Un caso evidente para los copos de maíz y los clásicos
“dos tazas de te ambos con azúcar, por favor,”
Al final del callejón.

Mientras los pequeños vaqueros sucios se vuelven morenos en sus monturas
Las galletas dulces de chocolate y las manzanas rojas sonrosadas en verano
Es una mezcla rara de “hey mama, dijeron algo bueno los diarios”.
Hay alguna oportunidad en la vida para estos pequeños vaqueros sucios
Debo irme de casa o internarme en los bosques .

El vaquero mugriento sigue inexperto y en crecimiento
El astuto capitán de la ciudad fantástica reacciona
La miel podría estar adherida a la colmena
Existen gorriones jóvenes con alas débiles que pasan hambre en el invierno
Los chicos destrozados en las ruedas de los ganadores
Y las que se han quedado sin pareja en el festival de verano en el sesenta y ocho
Están adelgazando .

Porque la comida rápida y barata, son pocos comunes en la variedad de la casa
Demasiado caliente para una banda con deseos desesperados de cambio
Hemos tirado la toalla muchas veces
Sin enumerar cuanto nos angustiamos
El capitán fantástico y el vaquero sucio
Desde el final del mundo hasta tú pueblo.

Y toda esta habladuría de la vuelta de Jesús
No pudieron engañarnos
Para eso estábamos prolongando nuestras líneas caminando sobre el alambre
Mano a mano sonaba la música y la rima
El capitán y el chico entran a la pista
A partir de aquí hijito, hijito, hijito, es un largo y solitario ascenso.

Porque la comida rápida y barata, son pocos comunes en la variedad de la casa
Demasiado caliente para una banda con deseos desesperados de cambio
Hemos tirado la toalla muchas veces
Sin enumerar cuanto nos angustiamos
El capitán fantástico y el vaquero sucio
Desde el final del mundo hasta tú pueblo.