O "el nido del cuco", si te gusta más.

No son las 1000 mejores canciones de la historia, ni los 500 mejores poemas, ni los 100 mejores libros, ni tan siquiera las 10 mejores películas, ni los mejores sabores, olores o sensaciones. Son lo que se me ha pegado y sigue pegándose en la piel a lo largo de las décadas que he tenido la suerte de presenciar. Algo que a modo de Jukebox virtual, en el que pueda tener a mano la música, pinturas, fotográfias, etc. que se encuentran desparramadas a lo largo del camino.
Lo que silbo al caminar.
No es nostalgia y por supuesto que, cualquier tiempo pasado tan solo fue, anterior.
Escríbeme un comentario si en algo coincidimos.

martes, 24 de noviembre de 2009

Lola

A finales de los años 70, años en los que tuve la suerte de vivir 14 meses en Barcelona, las Ramblas de la Ciudad Condal eran una fiesta. El Bar La Rivolta, la Discoteca Karma, los conciertos en Zeleste, las provocaciones a las gentes "de bien" de la Ocaña, el Nazario, y Mariscal, la revista El Víbora, etc... Después vino la tontería, los progres, los nazionalistas, ¡El seny! ...

El desierto.

¡Joder, que bien!
Romance a Ocaña
Carlos Cano







Ventura Pons "Ocaña: un retrato intermitente"





Lola

La conocí en un club del viejo Soho
donde se bebe champagne que sabe a Coca Cola
ce-o ce-a cola
caminó hacia mí y me invitó a bailar
le pregunté su nombre y una voz grave dijo: Lola
ele-o-ele-a, Lola
bueno, no es que sea el tipo más atlético del mundo
pero cuando ella me apretó, casi me rompe la columna
oh mi Lola
bueno, no es que sea tonto, pero no puedo entender
por qué camina como mujer y habla como hombre
oh mi Lola

Tomamos champagne y bailamos toda la noche
bajo la luz de los candelabros
me sentó en sus rodillas
y me dijo, niño, por qué no vienes a mi casa

Bueno, no es que sea el tipo más apasionado del mundo
pero cuando la vi a los ojos, casi me desmayo por mi Lola

La hice a un lado
caminé hacia la puerta
me caí en el piso
me arrodillé
luego, la miré, y ella a mí

Bueno, así es como lo quiero decir
y siempre quiero que sea así con mi Lola
las muchachas serán muchachos y los muchachos serán muchachas
es un mundo volteado y sucio, excepto por mi Lola

Dejé mi casa hace una semana
sin haber besado a una mujer
pero Lola sonrió, me tomó de la mano
y dijo: niño, yo te voy a hacer hombre

Bueno, no es que sea el tipo más masculino del mundo
pero sé lo que soy, y estoy satisfecho de ser hombre
y así es Lola.


Gustaaf Sorel - Twee figuren: travesties uit de Lapin Agile


Por eso no levanto mi voz, viejo Walt Whítman,
contra el niño que escribe
nombre de niña en su almohada,
ni contra el muchacho que se viste de novia
en la oscuridad del ropero,
ni contra los solitarios de los casinos
que beben con asco el agua de la prostitución,
ni contra los hombres de mirada verde
que aman al hombre y queman sus labios en silencio.
Pero sí contra vosotros, maricas de las ciudades,
de carne tumefacta y pensamiento inmundo,
madres de lodo, arpías, enemigos sin sueño
del Amor que reparte coronas de alegría.

Oda a Walt Whitman
Fragmento
Federico García Lorca