O "el nido del cuco", si te gusta más.

No son las 1000 mejores canciones de la historia, ni los 500 mejores poemas, ni los 100 mejores libros, ni tan siquiera las 10 mejores películas, ni los mejores sabores, olores o sensaciones. Son lo que se me ha pegado y sigue pegándose en la piel a lo largo de las décadas que he tenido la suerte de presenciar. Algo que a modo de Jukebox virtual, en el que pueda tener a mano la música, pinturas, fotográfias, etc. que se encuentran desparramadas a lo largo del camino.
Lo que silbo al caminar.
No es nostalgia y por supuesto que, cualquier tiempo pasado tan solo fue, anterior.
Escríbeme un comentario si en algo coincidimos.

viernes, 3 de septiembre de 2010

De euforias incontenibles



El Nano bien, me gustó. Pero hubiera sido mucho mejor si una entusiasta señora que, sentada tras de mi, se empeñaba en demostrar que todas y cada una de las canciones de su repertorio no guardaba secretos para ella -¡Vive Dios que era cierto!- y lo que es peor con la voz en grito y a escasos centímetros de mis oídos.



Hijo de la luz y de la sombra
J. M. Serrat