O "el nido del cuco", si te gusta más.

No son las 1000 mejores canciones de la historia, ni los 500 mejores poemas, ni los 100 mejores libros, ni tan siquiera las 10 mejores películas, ni los mejores sabores, olores o sensaciones. Son lo que se me ha pegado y sigue pegándose en la piel a lo largo de las décadas que he tenido la suerte de presenciar. Algo que a modo de Jukebox virtual, en el que pueda tener a mano la música, pinturas, fotográfias, etc. que se encuentran desparramadas a lo largo del camino.
Lo que silbo al caminar.
No es nostalgia y por supuesto que, cualquier tiempo pasado tan solo fue, anterior.
Escríbeme un comentario si en algo coincidimos.

miércoles, 1 de septiembre de 2010

Señor, señor...

Fiesta
J.M. Serrat









Tiovivo c. 1950
B.S.O.
Pablo Cervantes


Pegasos, lindos pegasos, caballitos de madera
Antonio Machado


Y
o conocí siendo niño,
la alegría de dar vueltas
sobre un corcel colorado,
en una noche de fiesta.

En el aire polvoriento
chispeaban las candelas,
y la noche azul ardía
toda sembrada de estrellas.

¡Alegrías infantiles
que cuestan una moneda
de cobre, lindos pegasos,
caballitos de madera!

3 comentarios:

Anónimo dijo...

.

Bien, no se si llegara este comentario, he ensayado de diferentes formas. Bellas melodias las de este post.

Saludos.

Ana L.

Max Lucero dijo...

Llegó y me alegra saber de ti no solo por tus poesías que me preocupan (espero equivocarme).

¿Que tal el Polo Norte? Sal de allí antes que llegue el invierno. No debe ser un lugar muy acogedor y, aun menos, con la compañía de Sarah Palin.

Se feliz.

Max.

Anónimo dijo...

.

Tambien estoy contenta por poder entrar a dejar comentarios en este blog. Puedo hacerlo solo si hago algunas maromas.

Estoy en New York desde el 10 de junio, este dfin de semana voy para Washington DC.

Mi poesia siempre sera catartica. La disfruto.

Envidio el gozo de hoy en el concierto de Serrat.

Algun dia sere feliz.

Disculpa la ausencia de tildes, para ponerlas debo tomar este texto y editarlo y no quiero que de pronto se me pierda.

Abrazos,

Ana L.

.