O "el nido del cuco", si te gusta más.

No son las 1000 mejores canciones de la historia, ni los 500 mejores poemas, ni los 100 mejores libros, ni tan siquiera las 10 mejores películas, ni los mejores sabores, olores o sensaciones. Son lo que se me ha pegado y sigue pegándose en la piel a lo largo de las décadas que he tenido la suerte de presenciar. Algo que a modo de Jukebox virtual, en el que pueda tener a mano la música, pinturas, fotográfias, etc. que se encuentran desparramadas a lo largo del camino.
Lo que silbo al caminar.
No es nostalgia y por supuesto que, cualquier tiempo pasado tan solo fue, anterior.
Escríbeme un comentario si en algo coincidimos.

lunes, 23 de marzo de 2009

Pimientos rojos asados

Pimiento #30 - Edward Weston


Miles Davis - Blue in Green
(del álbum Kind of Blue)

Para asar siempre hay que utilizar los pimientos rojos, llamados "morrones" ya que son los más carnosos. Esta receta no requiere grandes esfuerzos en los fogones, pero sí habilidad en el mercado y criterio para saber distinguir los pimientos que tienen aroma y son carnosos.

Ingredientes para 4 personas

4 pimientos rojos "morrones" grandes 
2 dientes de ajo, 
sal, aceite de oliva virgen extra

Tiempo de realización 50 minutos. 

Preparación

1. Encender el horno. Se precalentará a unos 200 º C . Luego lo pasaremos a unos 180 º C. 

2. Se colocan los pimientos en una bandeja que introducimos en el horno (preferiblemente en la bandeja de en medio), dándoles de vez en cuando una vuelta. Dependiendo de la clase de pimientos a los 30-40 minutos deben estar hechos. 

3. Los sacamos y envolvemos por separado, dejándoles reposar unos 10-15 minutos. Es importante que lo haga para poderlos pelar mejor. Para envolverlos puede utilizar papel de periódico ya que mantiene muy bien el calor. 

4. Para pelarlos es conveniente que tenga un cuenco con agua cerca. Le será útil para dejar las semillas y la piel del pimiento que a veces se pega a los dedos. 

5. Una vez vez que están pelados, se abren por la mitad y se retiran las semillas, corte tiras a lo largo y colóquelas en una fuente. 

6. Añada los dientes de ajo picados, sazone con sal. Por último, eche un buen chorro de aceite de oliva virgen extra. 

Son estupendos para acompañar platos de pasta y arroz blanco. También se pueden tomar como aperitivo.