O "el nido del cuco", si te gusta más.

No son las 1000 mejores canciones de la historia, ni los 500 mejores poemas, ni los 100 mejores libros, ni tan siquiera las 10 mejores películas, ni los mejores sabores, olores o sensaciones. Son lo que se me ha pegado y sigue pegándose en la piel a lo largo de las décadas que he tenido la suerte de presenciar. Algo que a modo de Jukebox virtual, en el que pueda tener a mano la música, pinturas, fotográfias, etc. que se encuentran desparramadas a lo largo del camino.
Lo que silbo al caminar.
No es nostalgia y por supuesto que, cualquier tiempo pasado tan solo fue, anterior.
Escríbeme un comentario si en algo coincidimos.

miércoles, 23 de marzo de 2011

Refugio


"y aunque no siempre he entendido
mis culpas y mis fracasos
en cambio sé que en tus brazos
el mundo tiene sentido"
Mario Benedetti

Carracci - Venus y Anquises


Shelter from the Storm
Bob Dylan



Refugio de la tormenta


Fue en otra vida, una de esfuerzo y sangre
cuando la negrura era una virtud y la carretera estaba llena de lodo
Llegué desde la jungla, una criatura sin forma
"Entra" dijo ella
"Te resguardaré de la tormenta".


Y si paso por este camino de nuevo puedes estar segura
de que siempre haré lo mejor por ella en lo que le dí mi palabra
en un mundo de muerte con ojos de acero y hombres que luchan para mantenerse calientes
"Entra" dijo ella
"Te resguardaré de la tormenta".


Ni una palabra cruzamos, había poco riesgo de ello
todo hasta ese punto se dejó sin resolver
intenta imaginar un lugar donde siempre se esté seguro y caliente
"Entra" dijo ella
"Te resguardaré de la tormenta".


Estaba derrotado de puro agotamiento, enterrado bajo el granizo
envenenado en la maleza y extinguido en el sendero
cazado como un cocodrilo, asolado en el trigal
"Entra" dijo ella
"Te resguardaré de la tormenta".


De pronto me dí media vuelta y allá estaba ella
con pulseras de plata en sus muñecas, y flores en el cabello
caminó hasta mí graciosamente y me quitó la corona de espinas
"Entra" dijo ella
"Te resguardaré de la tormenta".


Ahora hay un muro entre nosotros, algo se ha perdido
dió demasiadas cosas por hecho, entendió mal mis señales
sólo pensar que todo empezó en un mañana largo tiempo olvidada
"Entra" dijo ella
"Te resguardaré de la tormenta".


Y el ayudante del sheriff camina sobre clavos y el predicador cabalga una montura
pero nada en verdad importa, es sólo la perdición la que cuenta
y el enterrador tuerto está tocando el fliscorno*
"Entra" dijo ella
"Te resguardaré de la tormenta".


He oído a recién nacidos llorando como una huilota**
y a ancianos con los dientes rotos naufragar sin amor
¿entiendo tu pregunta, tío? ¿es triste y desesperada?
"Entra" dijo ella
"Te resguardaré de la tormenta".


En un pueblecito en la cima de una colina apostaban jugándose mis ropas
regateé para conseguir la salvación y me dieron una dosis letal
ofrecí mi inocencia y me pagaron con desprecio
"Entra" dijo ella
"Te resguardaré de la tormenta".


Estoy viviendo en un país extranjero pero ni puedo cruzar la frontera
la hermosura está en el filo de la navaja, y va a ser mía
si sólo pudiese echar atrás el reloj hasta cuando Dios y ella nacieron
"Entra" dijo ella
"Te resguardaré de la tormenta".


* El fliscorno, instrumento de viento
** La huilota, ave americana 


Palacio Farnese- Galería Carracci