O "el nido del cuco", si te gusta más.

No son las 1000 mejores canciones de la historia, ni los 500 mejores poemas, ni los 100 mejores libros, ni tan siquiera las 10 mejores películas, ni los mejores sabores, olores o sensaciones. Son lo que se me ha pegado y sigue pegándose en la piel a lo largo de las décadas que he tenido la suerte de presenciar. Algo que a modo de Jukebox virtual, en el que pueda tener a mano la música, pinturas, fotográfias, etc. que se encuentran desparramadas a lo largo del camino.
Lo que silbo al caminar.
No es nostalgia y por supuesto que, cualquier tiempo pasado tan solo fue, anterior.
Escríbeme un comentario si en algo coincidimos.

jueves, 17 de marzo de 2011

Vísperas


Misa de Réquiem en re menor, K. 626
Confutatis maledictis (Confundidos los Malditos)
Wolfgang Amadeus Mozart



Pieter Bruegel, "el Viejo" - El triunfo de la muerte


While my guitar gently weeps
The Beatles




Mientras mi guitarra llora dulcemente

Os miro a todos vosotros, veo al amor dormido
Mientras mi guitarra llora dulcemente
Miro al suelo y veo que hace falta barrerlo
Y mi guitarra sigue llorando dulcemente


No sé por qué nadie te dijo
Cómo revelar tu amor
No sé cómo alguien pudo controlarte
Te compraron y te vendieron


Miro al mundo y me doy cuenta de que está girando
Mientras mi guitarra llora dulcemente
Sin duda aprendemos de cada error
Y mi guitarra sigue llorando


No sé cómo pudieron distraerte
Y también pervertirte
No sé cómo pudieron cambiarte
Nadie te avisó


Os miro a todos vosotros, veo al amor dormido
Mientras mi guitarra llora dulcemente
Miro al suelo y veo que hace falta barrerlo
Y mi guitarra sigue llorando dulcemente.