O "el nido del cuco", si te gusta más.

No son las 1000 mejores canciones de la historia, ni los 500 mejores poemas, ni los 100 mejores libros, ni tan siquiera las 10 mejores películas, ni los mejores sabores, olores o sensaciones. Son lo que se me ha pegado y sigue pegándose en la piel a lo largo de las décadas que he tenido la suerte de presenciar. Algo que a modo de Jukebox virtual, en el que pueda tener a mano la música, pinturas, fotográfias, etc. que se encuentran desparramadas a lo largo del camino.
Lo que silbo al caminar.
No es nostalgia y por supuesto que, cualquier tiempo pasado tan solo fue, anterior.
Escríbeme un comentario si en algo coincidimos.

lunes, 9 de marzo de 2009

Free Ride

Esta noche, sin saber el porqué, he tenido un sueño en el que una vieja canción sonaba de fondo, la portada de un viejo LP rodeada de botellines de cerveza y ceniceros llenos de colillas, personas de las que hace mil años no se nada de ellas y con las que he mantenido una discusión sobre que fruta era mas bella si las naranjas o las granadas han ocupado varias horas, creo, de mi descanso.

He buscado en el youtube, hasta encontrarlo: Nick Drake.




¡Que putada es la memoria! Nada faltaba: el mismo sonido de entonces, las mismas canciones. El Abbey Road de los Beatles, Dylan y sus letras, la portada de Aqualung, el chico sordomudo de los Who... Vuelven aquellas voces, -Tommy can you ear me?- y no controlo bien quien habla desde ellas, si Alejandro o Susi; si Lou Reed o yo.