O "el nido del cuco", si te gusta más.

No son las 1000 mejores canciones de la historia, ni los 500 mejores poemas, ni los 100 mejores libros, ni tan siquiera las 10 mejores películas, ni los mejores sabores, olores o sensaciones. Son lo que se me ha pegado y sigue pegándose en la piel a lo largo de las décadas que he tenido la suerte de presenciar. Algo que a modo de Jukebox virtual, en el que pueda tener a mano la música, pinturas, fotográfias, etc. que se encuentran desparramadas a lo largo del camino.
Lo que silbo al caminar.
No es nostalgia y por supuesto que, cualquier tiempo pasado tan solo fue, anterior.
Escríbeme un comentario si en algo coincidimos.

sábado, 2 de mayo de 2009

Hold On

"Del mismo modo que una bala sale de la pistola.
Con sus ojos negros y sus caderas a lo Marylin
se fué ... La luna era dorada, y su
pelo como el viento."

Nude Dancer-Sergio Lugo




Aguanta

Colgaron un cartel en la ciudad
"Si vives a tope, no querrás
olvidarlo nunca"
Así que dejó Monte Río, hijo.
Del mismo modo que una bala sale de la pistola.
Con sus ojos negros y sus caderas a lo Marylin
se fué y cogió el camino a California.
La luna era dorada, y su
pelo como el viento.
Dijo: "No mires atrás.
Vamos Jim"
Oh, tienes
que aguantar, y aguantar.
Tienes que aguantar.
Coge mi mano. Estoy a tu lado.
Tienes que aguantar.

Bueno, le dió a ella un reloj de un "todo a un euro".
Y un anillo hecho con una cuchara.
Todo el mundo busca a alguien a quien culpar
Pero compartes mi cama, y compartes mi nombre.
Vale, adelante, llama a la policía.
No se conoce a chicas bonitas en cafeterías
Me dijo que todavía me quería.
A veces, no se puede hacer nada más.

Oh, tienes
que aguantar, y aguantar.
Tienes que aguantar.
Coge mi mano. Estoy a tu lado.
Tienes que aguantar.

Dios bendice tu torcido corazón. San Luis tiene lo mejor de tí.
Echo de menos tu quebrada voz oriental (china).
Como desearía que todavía estuvieras aquí conmigo.

Primero te fortaleciste, y luego te desmoronaste.
Quemaste tu casa por completo.
No queda nada que te ate a éste lugar.
Te vienes abajo, tras
este gran mundo azul.

Oh, tienes
que aguantar, y aguantar.
Tienes que aguantar.
Coge mi mano. Estoy a tu lado.
Tienes que aguantar.

Mas allá, en el hotel al lado del río
Son más de las diez, y oscurece.
En una tienda de todo a 99 centavos, cerró sus ojos,
y empezó a balancearse.
Pero es tan dificil bailar estando así,
cuando hace frío y no hay música.
Bueno, tu vieja ciudad natal está tan lejos,
pero dentro de tu cabeza suena
una canción titulada…

Aguanta, aguanta.
Realmente tienes que aguantar.
Coge mi mano. Estoy a tu lado.
Tienes que aguantar.