O "el nido del cuco", si te gusta más.

No son las 1000 mejores canciones de la historia, ni los 500 mejores poemas, ni los 100 mejores libros, ni tan siquiera las 10 mejores películas, ni los mejores sabores, olores o sensaciones. Son lo que se me ha pegado y sigue pegándose en la piel a lo largo de las décadas que he tenido la suerte de presenciar. Algo que a modo de Jukebox virtual, en el que pueda tener a mano la música, pinturas, fotográfias, etc. que se encuentran desparramadas a lo largo del camino.
Lo que silbo al caminar.
No es nostalgia y por supuesto que, cualquier tiempo pasado tan solo fue, anterior.
Escríbeme un comentario si en algo coincidimos.

jueves, 28 de mayo de 2009

Tannhäuser

Cuentan las crónicas que ni los más viejos melómanos del Real recuerdan tal profusión de ¡Jesús! santiguamientos y ¡Hasta donde vamos a llegar! procedentes de los palcos y el patio de butacas que a penas pudieron ser oidos al ser ahogados por los ¡Bravo! del anfiteatro.

Tannhäuser - Overtura





Muerte de Sardanapalus - Delacroix

Si en el cielo hay hurís y vino, como dice el mulá,
nuestro premio en lo alto será beber y amar.
Yo comienzo a gozar y vaciar copas en vida,
disponiendo mi alma al placer de allí arriba.

Omar Khayyam



Durante ciertas partes de la representación el tintineo de las pulseras producido por las damas al abanicarse hizo temer la correcta audición de músicos y cantantes. Así mismo en los aparcamientos de ciertos locales llamados de "señoritas" nunca se había visto tal acumulación de coches de lujo...