O "el nido del cuco", si te gusta más.

No son las 1000 mejores canciones de la historia, ni los 500 mejores poemas, ni los 100 mejores libros, ni tan siquiera las 10 mejores películas, ni los mejores sabores, olores o sensaciones. Son lo que se me ha pegado y sigue pegándose en la piel a lo largo de las décadas que he tenido la suerte de presenciar. Algo que a modo de Jukebox virtual, en el que pueda tener a mano la música, pinturas, fotográfias, etc. que se encuentran desparramadas a lo largo del camino.
Lo que silbo al caminar.
No es nostalgia y por supuesto que, cualquier tiempo pasado tan solo fue, anterior.
Escríbeme un comentario si en algo coincidimos.

domingo, 19 de abril de 2009

La plage

Debía tener, yo, 13 o 14 años cuando los ojos de Marie Laforêt expulsaron a la melena rubia de Sylvie Vartan y ocuparon su puesto en el enamoradizo corazón de aquel adolescente.

Me gustaba en francés:


y también en castellano:




Después conocí a la niña cuyo nombre me sabía a hinojo y que me escribía cartas de amor, en clave desde Badajoz para burlar la censura de las monjas escolapias, entonces comenzaron los males de amor a ocupar este pobre corazón y ya no me abandonaron nunca; al menos hasta hoy (gracias a Dios).


Albert Lynch - The Letter