O "el nido del cuco", si te gusta más.

No son las 1000 mejores canciones de la historia, ni los 500 mejores poemas, ni los 100 mejores libros, ni tan siquiera las 10 mejores películas, ni los mejores sabores, olores o sensaciones. Son lo que se me ha pegado y sigue pegándose en la piel a lo largo de las décadas que he tenido la suerte de presenciar. Algo que a modo de Jukebox virtual, en el que pueda tener a mano la música, pinturas, fotográfias, etc. que se encuentran desparramadas a lo largo del camino.
Lo que silbo al caminar.
No es nostalgia y por supuesto que, cualquier tiempo pasado tan solo fue, anterior.
Escríbeme un comentario si en algo coincidimos.

viernes, 24 de abril de 2009

Volver a verte




Aun palpita en el recuerdo,
eras tú, eres tú...

Entre los papeles del poeta griego Constantinos Cavafis, tras su muerte, apareció el breve poema de más abajo y que no se publicó hasta bastantes años después.

Y yo, buscando en la red una fotografía para que lo acompañe, he encontrado esta vieja estampa de principios del siglo pasado y ¿es el destino (o mi memoria) quien me vuelve a jugar una mala pasada? Se que es imposible, Mary, es una vieja fotografía francesa y cuando se hizo no habría nacido ni tan siquiera tu madre, pero... ¡Eres tú!



Así (1913)

En esa fotografía indecente que a escondidas
en la calle (que no la viera el policía) me vendieron,
en esta fotografía porno,
cómo fue a encontrarse un rostro tal
de ensueño; cómo fuiste a encontrarte tú.


Quién sabe qué vida degradada, soez vivirás;
qué infame sería el entorno
cuando posaste para que te fotografiasen;
de qué índole será tu propio espíritu.
Pero con todo ello, y aún más, para mí quedas
como el rostro de ensueño, la forma
modelada y entregada a un placer griego
así quedas para mí y te nombra mi poesía.