O "el nido del cuco", si te gusta más.

No son las 1000 mejores canciones de la historia, ni los 500 mejores poemas, ni los 100 mejores libros, ni tan siquiera las 10 mejores películas, ni los mejores sabores, olores o sensaciones. Son lo que se me ha pegado y sigue pegándose en la piel a lo largo de las décadas que he tenido la suerte de presenciar. Algo que a modo de Jukebox virtual, en el que pueda tener a mano la música, pinturas, fotográfias, etc. que se encuentran desparramadas a lo largo del camino.
Lo que silbo al caminar.
No es nostalgia y por supuesto que, cualquier tiempo pasado tan solo fue, anterior.
Escríbeme un comentario si en algo coincidimos.

viernes, 10 de abril de 2009

Payaso

¡Payaso! 
¿Solo tienes rota el alma?
¿Y el corazón, como lo tienes?
No te ha valido para nada tener mil caras ¿eh?
¿Que tal te sientes ahora que la vida te va en serio?
¿Te pones la cara de dar penita?
Falso fantoche hipócrita,
¡Que te jodan!




Muchacha con Jarro - Diego Dayer

2 comentarios:

Anónimo dijo...

ja,cuan infame sentimiento de aquel que aunque sufriendo va riendo,escondiendo su dolor y su amargura detras de una travesura,demasiado es el precio cuando es desprecio,aunque de lo unico que sea culpable sea de tratar de robar una sonrisa y poner una carcajada,avivada por la esperanza,en este mundo de Dios

Max Lucero dijo...

Tú no conoces a "este" payaso. El mito del payaso bueno no se cumple con él. ¿O a caso crees que todo el mundo es bueno? El payaso del que hablo es un cínico mentiroso que aprovecha la ternura de los payasos de verdad para cometer sus villanías. Bajo su máscara de ternura hay un hombre perverso, capaz de poner en el corazón de su victima un peso siniestro y maloliente al que le acompañará toda su vida.
Lo se por experiencia, es un hecho y esta confesión una liberación de mi alma.
A este payaso se lo dedico y me alegro cuando la vida, que es sabia, se lo hace pagar.

Un abrazo.
Max