O "el nido del cuco", si te gusta más.

No son las 1000 mejores canciones de la historia, ni los 500 mejores poemas, ni los 100 mejores libros, ni tan siquiera las 10 mejores películas, ni los mejores sabores, olores o sensaciones. Son lo que se me ha pegado y sigue pegándose en la piel a lo largo de las décadas que he tenido la suerte de presenciar. Algo que a modo de Jukebox virtual, en el que pueda tener a mano la música, pinturas, fotográfias, etc. que se encuentran desparramadas a lo largo del camino.
Lo que silbo al caminar.
No es nostalgia y por supuesto que, cualquier tiempo pasado tan solo fue, anterior.
Escríbeme un comentario si en algo coincidimos.

domingo, 21 de junio de 2009

Aline

Hoy comienza el verano. Miles amores "eternos" están esperando y nacerán entre lociones solares, protectores de rayos UVA, toallas, fogatas en la playa, bailes, feromónas desbocadas y besos a la luz de la luna. A la vuelta de la esquina, acechando, la marcha. Lágrimas, despedidas, juramentos inquebrantables que duraran hasta comienzo de curso, "te esperaré", depresiones y maldiciones contra el Destino. No les arriendo la ganancia a los pobres quinceañeros, lo que les espera... ¡Que duro es ser adolescente!







Dibujé sobre la arena
su dulce cara
sonriendome
después comenzó a llover en la playa
y en medio de la tormenta desapareció.

Y yo grité, grité, ¡Aline! Necesito que vuelvas
Y lloré, lloré, Oh sentía demasiado dolor

Me sente ante su imagén
Pero la bella dama se había marchado.
La busco y ya no tengo fe
ni esperanza alguna de que me guíe.

Y yo grité, grité, ¡Aline! Necesito que vuelvas
Y lloré, lloré, Oh sentía demasiado dolor.

Solo guardo este dulce cara
como un pecio sobre la arena mojada.

Y yo grité, grité, ¡Aline! Necesito que vuelvas
Y lloré, lloré, Oh sentía demasiado dolor.
Y grité, grité, ¡Aline! Necesito que vuelvas
Y lloré, lloré, Oh sentía demasiado dolor.