O "el nido del cuco", si te gusta más.

No son las 1000 mejores canciones de la historia, ni los 500 mejores poemas, ni los 100 mejores libros, ni tan siquiera las 10 mejores películas, ni los mejores sabores, olores o sensaciones. Son lo que se me ha pegado y sigue pegándose en la piel a lo largo de las décadas que he tenido la suerte de presenciar. Algo que a modo de Jukebox virtual, en el que pueda tener a mano la música, pinturas, fotográfias, etc. que se encuentran desparramadas a lo largo del camino.
Lo que silbo al caminar.
No es nostalgia y por supuesto que, cualquier tiempo pasado tan solo fue, anterior.
Escríbeme un comentario si en algo coincidimos.

lunes, 1 de junio de 2009

Locomotive Breath






La respiración de la locomotora

En la locura que nos arrastra
La respiración de la locomotora
Avanza directa a su muerte
En el tiempo perdido
Y se asusta de las pruebas difíciles
La escena se rompe en su frente y
Charlie robó la manivela del tren
En el que la vio marchar y supo que
No podría aminorar la velocidad

Ve uno a uno de sus hijos
asustarse de su mujer
y su mejor amigo
retozando en la cama
Se arrastra por el pasillo
Sobre sus manos y sus rodillas

El viejo Charlie robó la manivela del tren
En el que la vio marchar y supo que
No podría aminorar la velocidad

Escucha aullar al silencio
Recoge ángeles caídos
Y todo el tiempo tiene cogido
Al ganador por sus pelotas
Coge la Biblia de los Gedeones (*)
Y la abre por la primer página
El viejo Charlie robó la manivela del tren
En el que la vio marchar y supo que
No podría aminorar la velocidad.


(*) Biblia que se puede encontrar en los moteles baratos de los EEUU