O "el nido del cuco", si te gusta más.

No son las 1000 mejores canciones de la historia, ni los 500 mejores poemas, ni los 100 mejores libros, ni tan siquiera las 10 mejores películas, ni los mejores sabores, olores o sensaciones. Son lo que se me ha pegado y sigue pegándose en la piel a lo largo de las décadas que he tenido la suerte de presenciar. Algo que a modo de Jukebox virtual, en el que pueda tener a mano la música, pinturas, fotográfias, etc. que se encuentran desparramadas a lo largo del camino.
Lo que silbo al caminar.
No es nostalgia y por supuesto que, cualquier tiempo pasado tan solo fue, anterior.
Escríbeme un comentario si en algo coincidimos.

miércoles, 3 de junio de 2009

Vienna





Viena

Caminamos en el aire frío
El aliento congelado en el cristal de una ventana
Yaciendo y esperando
Un hombre en la oscuridad en el marco de un cuadro
Tan místico y entrañable
Una voz extendiéndose en un penetrante grito
Se queda contigo hasta que

El sentimiento se ha ido solos tú y yo
No significa nada para mí
Esto no significa nada para mí
Oh, Viena

La música teje
Notas encantadas, pizzicatos
El ritmo está llamando
Solitario en la noche mientras la luz del día trae
Un frío silencio vacío
El calor de tu mano y un frío cielo gris
Se desvanece en la distancia

La imagen se ha ido, solos tú y yo
No significa nada para mí
Esto no significa nada para mí
Oh, Viena

Esto no significa nada para mí
Esto no significa nada para mí
Oh, Viena