O "el nido del cuco", si te gusta más.

No son las 1000 mejores canciones de la historia, ni los 500 mejores poemas, ni los 100 mejores libros, ni tan siquiera las 10 mejores películas, ni los mejores sabores, olores o sensaciones. Son lo que se me ha pegado y sigue pegándose en la piel a lo largo de las décadas que he tenido la suerte de presenciar. Algo que a modo de Jukebox virtual, en el que pueda tener a mano la música, pinturas, fotográfias, etc. que se encuentran desparramadas a lo largo del camino.
Lo que silbo al caminar.
No es nostalgia y por supuesto que, cualquier tiempo pasado tan solo fue, anterior.
Escríbeme un comentario si en algo coincidimos.

sábado, 29 de agosto de 2009

Cerca de las estrellas

Viviré donde el tiempo no pasará,
en las estrellas.












Para recuperar la infancia, una canica.

Para la adolescencia un beso,
un verso,
una esperanza.

Para la juventud,
Un compromiso de amor definitivo.

Para la madurez, quizá la rebeldía,
la eterna,
renovada,
incombustible rebeldía
de aquellos viejos derrotados
que nunca se dieron por vencidos.

Antonio Pérez Morte-Para Berta






La infancia de Salvatore, en Cinema Paradiso, está marcada por las imágenes cinematográficas: su realidad es la que emerge de la pantalla. Pasa el tiempo y Toto debe abandonar su pueblo, el cual parece estar obligado a olvidar, en aras de poder realizarse como persona, lo cual logra, puesto que llega a ser un reconocido director de cine. Entre ese momento y el regreso a su pueblo, algo se ha perdido para siempre, y Toto tan siquiera sabe qué es. Finalmente, Alfredo, su gran amigo, antes de morir le deja una cinta: cuando Toto la ve, todo adquiere sentido nuevamente, y así, entre nostalgia y alegría, se da cuenta de que toda su vida solamente fue un intento por recuperar ese pedazo de cintas inconexas que fueron recortadas por la censura; un intento por recuperar su infancia.


2 comentarios:

Anónimo dijo...

Bonito blog.

Supongo, ya que te gusta el cine, que el nombre es por la canción "Silbando al trabajar" de Blancanieves y los 7 enanitos de Disney.

Volveré a leerte.

Monserrat

Max Lucero dijo...

No exactamente, pero podría haber sido esa la razón.

Ya es media noche y estoy cansado. Mañana te lo cuento.

Agradecido.

Max