O "el nido del cuco", si te gusta más.

No son las 1000 mejores canciones de la historia, ni los 500 mejores poemas, ni los 100 mejores libros, ni tan siquiera las 10 mejores películas, ni los mejores sabores, olores o sensaciones. Son lo que se me ha pegado y sigue pegándose en la piel a lo largo de las décadas que he tenido la suerte de presenciar. Algo que a modo de Jukebox virtual, en el que pueda tener a mano la música, pinturas, fotográfias, etc. que se encuentran desparramadas a lo largo del camino.
Lo que silbo al caminar.
No es nostalgia y por supuesto que, cualquier tiempo pasado tan solo fue, anterior.
Escríbeme un comentario si en algo coincidimos.

sábado, 15 de agosto de 2009

Qué volen aquesta gent?



"La democracia es el sistema político en el
cual, cuando alguien llama a la puerta de calle
a la seis de la mañana, se sabe que es el lechero."
Winston Churchill



Esta canción fue dedicada al asesinato de Enrique Ruano, militante antifranquista, después de estar detenido dos días en una comisaría en Madrid, el 19 o el 20 de enero de 1.969 y que produjo un gran movimiento estudiantil en Barcelona y en Madrid.

La letra original es de Lluís Serrahima en catalán y la música es de la mallorquina María del Mar Bonet. La versión castellana la cantó Elisa Serna.

Aunque la canción da a entender que a Enrique le tiraron desde su casa, en realidad parece ser que fue desde un piso de la policía al que le llevaron después de dos días de detención y torturas. La confusión con que se conocían las noticias entonces y la prisa por dar una respuesta política y pacífica, como efectivamente se hizo sobre todo en Barcelona, justifican la "licencia poética".





¿QUÉ ES LO QUIERE ESA GENTE?

De madrugada han llamado
están en el rellano de la escalera
la madre cuando sale a abrir
lleva la bata puesta.

¿Qué quiere esta gente
que llama de madrugada?

Su hijo, ¿no está aquí?
Duerme en su habitación
¿Qué quieren de mi hijo?
El hijo se medio desvelaba.

La madre bien poco sabe
de todas las esperanzas
de su hijo estudiante
que bien comprometido estaba.

Días ha que habla poco
y cada noche se agitaba
le venía un temblor
esperando una llamada al romper el alba.

Todavía no bien despierto
ya siente viva la llamada
y se lanza por la ventana
al asfalto de un vuelo.

Los que llaman quedan mudos
salvo uno, quizás el que mandaba
que se inclina al ventanal
por detrás grita la madre.

De madrugada han llamado
la ley una hora señala
ahora el estudiante está muerto
muerto de una llamada al romper el alba.