O "el nido del cuco", si te gusta más.

No son las 1000 mejores canciones de la historia, ni los 500 mejores poemas, ni los 100 mejores libros, ni tan siquiera las 10 mejores películas, ni los mejores sabores, olores o sensaciones. Son lo que se me ha pegado y sigue pegándose en la piel a lo largo de las décadas que he tenido la suerte de presenciar. Algo que a modo de Jukebox virtual, en el que pueda tener a mano la música, pinturas, fotográfias, etc. que se encuentran desparramadas a lo largo del camino.
Lo que silbo al caminar.
No es nostalgia y por supuesto que, cualquier tiempo pasado tan solo fue, anterior.
Escríbeme un comentario si en algo coincidimos.

jueves, 20 de agosto de 2009

Las uvas de la ira

Leo las noticias de hoy. Nada cambia. Demos gracias a Dios. La saludable adoración al Beneficio goza de buena salud. Cantemos alabanzas al capital. El progreso-progresado está perfectamente engrasado.

Sentaditos, cara al sol, se está tan bien.

¡Aleluya!

¡Aleluya!

¡Aleluya!


"Eso es un crimen que va más allá de la denuncia. Es una desgracia que el llanto no puede simbolizar. Es un fracaso que supera todos nuestros éxitos. La tierra fértil, las rectas hileras de árboles, los robustos troncos y la fruta madura. Y niños agonizando de pelagra deben morir por no poderse obtener un beneficio de una naranja. Y los forenses tienen que rellenar los certificados –murió de desnutri­ción– porque la comida debe pudrirse, a la fuerza debe pudrirse.
La gente viene con redes para pescar en el río y los vigilantes se lo impiden; vienen en coches destartalados para coger las naranjas arrojadas, pero han sido rociadas con queroseno. Y se quedan inmóviles y ven las patatas pasar flotando, escuchan chillar a los cerdos cuando los meten en una zanja y los cubren con cal viva, miran las montañas de naranjas escurrirse hasta rezumar podredumbre; y en los ojos de la gente se refleja el fracaso; y en los ojos de los hambrientos hay una ira creciente. En las almas de las personas las uvas de la ira se están llenando y se vuelven pesadas, cogiendo peso, listas para la vendimia"
Las uvas de la ira
John Steinbeck


The Ghost of Tom Joad
Bruce Springsteen





EL FANTASMA DE TOM JOAD

Hombres caminando por las vías del tren
Van hacia algún sitio, sin vuelta atrás
Los helicópteros de la policía estatal aparecen sobre la sierra
Comida caliente en una fogata bajo el puente
La cola de desamparados ante el refugio da la vuelta a la esquina
Bienvenidos al nuevo orden mundial
Familias en el suroeste durmiendo en sus coches
Sin hogar, sin trabajo, sin paz, sin descanso

La autopista rebosa de vida esta noche
Pero nadie se engaña sobre el lugar al que se dirige
Estoy sentado aquí a la luz de la fogata
Buscando el fantasma de Tom Joad

El predicador saca un misal de su saco de dormir
Enciende una colilla y le da una calada
Esperando el momento en que el último sea el primero y el primero sea el último
En una caja de cartón bajo el paso inferior
Tienes un billete de ida a la tierra prometida
Un agujero en la tripa y una pistola en la mano
Durmiendo sobre una almohada de roca dura
Bañándote en el acueducto de la ciudad

La autopista rebosa de vida esta noche
Pero todo el mundo sabe el lugar al que se dirige
Estoy sentado aquí a la luz de la fogata
Esperando el fantasma de Tom Joad

Bueno, Tom dijo "Mamá, dondequiera que haya un poli pegando a un tío
Dondequiera que llore un niño recién nacido y hambriento
Donde se luche contra la sangre y el odio que hay en el aire
Búscame mamá, estaré allí
Dondequiera que haya alguien luchando por tener un sitio donde establecerse
O por un trabajo digno o una mano que le ayude
Dondequiera que alguien esté luchando por ser libre
Mírales a sus ojos mamá, me verás a mí."

Bueno, la autopista rebosa de vida esta noche
Pero nadie se engaña sobre el lugar al que se dirige
Estoy sentado aquí a la luz de la fogata
Con el fantasma del viejo Tom Joad.




Tom Joad
(Partes 1 y 2)
Woody Guthrie



2 comentarios:

CANTACLARO dijo...

Me gusta esto que has traído. Siempre lo que traes es muy bueno y a veces me impulsa a decir, quizás a repetir lo que otros dicen pero a mi manera. Lo llamaré "El Llanto de las Naranjas". Lo pondré donde siempre... y lo iré depurando poco a poco.

También leeré el libro que has dejado.

afectuosamente,

Ana Lucía

.

Max Lucero dijo...

Esperemos que las uvas de la ira sean vendimiadas de una vez por siempre y nunca, nunca más se repitan los motivos que las hacen nacer de nuevo.

Llámame iluso pero, aún, a pesar de todo, creo en utopías y Tom Joad y yo llevamos, quizás, demasiados años conversando.
Un abrazo.