O "el nido del cuco", si te gusta más.

No son las 1000 mejores canciones de la historia, ni los 500 mejores poemas, ni los 100 mejores libros, ni tan siquiera las 10 mejores películas, ni los mejores sabores, olores o sensaciones. Son lo que se me ha pegado y sigue pegándose en la piel a lo largo de las décadas que he tenido la suerte de presenciar. Algo que a modo de Jukebox virtual, en el que pueda tener a mano la música, pinturas, fotográfias, etc. que se encuentran desparramadas a lo largo del camino.
Lo que silbo al caminar.
No es nostalgia y por supuesto que, cualquier tiempo pasado tan solo fue, anterior.
Escríbeme un comentario si en algo coincidimos.

domingo, 23 de agosto de 2009

La Muchachita / Canción Antinacionalista Zamorana


"Si lo que ven no es extraño, la visión es falsa."
Graffiti en la Sorbona


Antonio Gomez - Disparos de luz


Deshaced ese verso..
León Felipe

Deshaced ese verso,
Quitadle los caireles de la rima,
el metro, la cadencia
y hasta la idea misma.
Aventad las palabras,
y si después queda algo todavía,
eso
será la poesía.


Nel Amaro




La Muchachita

Ésta es la historia
de una muchachita
de mejillas tiernas
como galletitas,
bajo el pantalón
se le notan las braguitas,
siempre va descalza
por la arenita
aunque se le quemen
las yemas de los pies,
y que cuando pasa
ante un escaparate
mira de reojo
su silueta de perfil.

Cuenta sus historias
con la vocecita,
tiene mucho miedo
de las lombricitas,
todavía cree
que lo que se da no se quita,
cuando hace mucho sol
empieza a dudar.

Nota que la miran
unos muchachitos
no sabe si a ella
o a su culito,
le dan muchos calores
cuando vienen los olores,
pero nunca vuelve
su cabeza para mirar.

/
Canción Antinacionalista Zamorana

El calor me mata,
la lluvia me pervierte,
cuando nieva en Sevilla me gusta verte.

El humo me ciega,
las nubes me levantan,
y sólo me consuela
la virgen de la estampa.

Los dulces me atan,
el ruido me alimenta,
no me sirve el paraguas
cuando viene la tormenta.

Las moscas me pueden,
los gatos me hieren,
los niños me pintan
en las paredes.

Los guardias me advierten,
las monjas me arrugan,
me entran las ganas de mear
cuando sale la luna.

Amanece que no es poco
José Luis Cuerda (1988)



Mis sueÑos son vuestras pesadillas
Leido en una camiseta de mi hija.